Horoscopo Semanal

Marte: el Planeta de la Energía y el Sexo

Marte es llamado también “Infortunio Menor”. Re­presenta la energía emo­cional que da deseos de luchar, de abrirse paso en la vida, de tomar la iniciativa. El signo ocupado por este planeta revelará el tipo de ambi­ción que tiene una persona. También representa el impulso sexual. Un Marte provisto de buen estado cósmico, o sea que se encuentre ubicado en un signo afín a su naturaleza, marca al individua como fuerte, te­merario, combativo, confiado, generoso, rápido en la acción, desafecto a la servi­dumbre y a la injusticia. En mal estado cósmico hace vehemente, violento, iracundo, pendenciero, obsti­nado, precipitado, cruel, brutal, tiránico, desenfrenado y dispuesto a destruir, sin cuidarse de que los bienes que se destru­yen sean ajenos o propios. 

Mitología

Marte fue el dios de la guerra entre los romanos y el mismo dios para los grie­gos se llamaba Ares. Para los hindúes era Indra, el matador de serpientes y dra­gones. Los babilonios lo llamaron la Es­trella de la Muerte porque lo asociaban con fallecimientos, desastres y plagas. 

Astronomía

Debido al color que refleja su luz es llamado el planeta rojo. Es el primer planeta exterior a la Tierra y posee dos pequeños satélites: Deimos y Phobos.

Cuando transita su recorrido rápido atraviesa un signo en 40 días; si está lento demora 6 meses. Cumple su revo­lución en 687 días.

Estado Cósmico

Con los siguientes signos está en buen estado cósmico: Aries, Escorpio, Capri­cornio, Leo y Sagitario. Se halla en mal estado cósmico con: Libra, Tauro y Cáncer. Se atribuyen al planeta las siguientes características:

En analogías generales

La fuerza que representa el fuego, tanto en su carácter creador del yo, purificador y separador, como destructor violento. Marte es responsable de las muertes todas  debido a su fuerza extrema y bruta, desde el asesinato hasta la guerra. El ciego instinto, lo ani­mal, la entrega a merced de los senti­dos y el derroche sensual; la sangre hirviente, el hombre inferior, desen­freno, concupiscencia, pasión, viola­ción y adulterio van de su mano. Los escenarios de violencia y los lugares de fabricación de anuas, como arsena­les, fábricas de la industria bélica, he­rrerías y fundiciones de metal están gobernados por él.

X